Un fallo similar al efecto 2000 puede afectar a los navegadores por GPS

El sistema de navegación y posicionamiento guiado por satélite, más conocido por sus siglas GPS, del inglés, Global Positioning System, fue desarrollado y puesto en marcha, entre otros organismos y empresas, por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos.

En la década de los 70 del siglo pasado comenzó su uso práctico en el campo táctico y militar y, décadas después, su uso civil se popularizó gracias a la inclusión de este guiado por satélite en la navegación marítima y aérea y, posteriormente, se generalizó al comercializarse para el gran público en dispositivos móviles como los navegadores GPS de los coches y, más recientemente, en los teléfonos móviles inteligentes o smartphones.

Su programación se realizó de tal forma que el próximo 6 de abril de este año 2019 llegará el GPS Week Number Rollover (WNRO), un reinicio del sistema que ocurre cada 19 años y que, en este caso, puede resultar crítico para los más antiguos.

¿Qué es el WNRO?

Este día el calendario de estos dispositivos llegará a un máximo de 1.024 semanas de funcionamiento, una cantidad tope que debe su origen a la programación de 10 bits utilizado durante su creación y desarrollo, en la década de los 70 y que venía condicionado por las limitaciones técnicas de memoria, entonces se pondrá de nuevo a 0.

En un símil con el mundo de la automoción, es lo que sucedería cuando un vehículo con cuentakilómetros analógico de seis cifras llegara a los 999.999 km, el siguiente recorrido obligaría a situarse en el 000.000 y no en el 1.000.000 ya que carece de una séptima cifra.

No es la primera vez que sucede el ‘efecto 2000’ del GPS

La primera etapa de este ‘calendario’ empezó el 6 de enero de 1980 y acabó el 21 de agosto de 1999. La segunda fase tiene su fecha de caducidad en el citado 6 de abril de 2019.

Algo parecido a lo que sucedió a finales del siglo veinte con el conocido como ‘efecto 2000’ en el que los ordenadores pudieran sufrir fallos de sistema al pasar del 31 de diciembre de 1999 al 1 de enero de 1900, en el caso de que su programación no hubiera contado, en aquel momento, con el cambio de milenio para esa fecha.

Las consecuencias del efecto 2000 de los GPS

El WNRO puede provocar el fallo de comunicación de los chips receptores de la señal procedente de los satélites situados en órbita, perdiendo así, no solo la precisión sino la capacidad de geo-localización del dispositivo que lo incorporase.

Diversas empresas especialistas en la comercialización de dispositivos que utilizan la navegación por GPS ya han avisado sobre qué productos pueden verse afectados y cuáles están fuera de riesgo.

Por ejemplo, TomTom o Garmin han puesto a disposición de sus usuarios listados o herramientas de comprobación de los aparatos que pudieran sufrir fallos desde el día 6 de abril.