Volkswagen pretende introducir al mercado lo que ellos mismos han catalogado como el “Tesla Killer” (asesino de Tesla). Para conseguir tan ambicioso objetivo, la empresa quiere mostrar su compromiso con la tecnología eléctrica modernizando sus fábricas.

Volkswagen quiere lavar toda su imagen, especialmente, tras el fiasco que supuso la detección de las irregularidades en sus modelos contra las emisiones mínimas establecidas por la U.E. El constructor alemán apuesta por la tecnología eléctrica, por eso, modernizar sus fábricas para agilizar el proceso de la construcción de esta tecnología, es una de los objetivos que se han fijado para los próximos años.

Volkswagen y Mobileye: proyecto de taxis autónomos en Israel

Recientemente, Volkswagen se aventuró a declarar que estaban en proceso de crear una auténtica joya eléctrica capaz de rivalizar contra los Tesla, de hecho, sus ambiciosas declaraciones, hacían referencia, más concretamente, al “asesino de los Tesla”.

Para conseguir este objetivo, el constructor alemán pretende hacer un lavado de cara y convertirse en una compañía “pro eléctricos”. El primer paso para llevar a cabo esta renovación, será adaptar y modernizar tres de sus principales fábricas para poder crear allí sus nuevos modelos eléctricos.

Volkswagen invertirá más de 1200 millones de euros en pos de la energía eléctrica, y es aquí donde se puede apreciar el auténtico interés de la marca por convertirse en uno de los principales referentes en la construcción de vehículos eléctricos.

Esta gran inversión se verá reflejada en la modernización y adaptación de la fábrica de Zwickau del Este de Alemania, donde le constructor fabrica gran parte de sus modelos eléctricos.

“Estamos moviéndonos a toda velocidad hacia la producción de vehículos eléctricos. Emden y Hannover serán plantas modelo en Alemania. Junto a Zwickau, formarán la red más grande para la producción de vehículos eléctricos en Europa.” Comentó Gunnar Kilian, miembro del consejo de Volkswagen.”

De esta forma esta planta planea tener una capacidad de producción diaria de nada menos que 1.500 coches de sus seis modelos totalmente eléctricos para finales del año 2020.

Para el año 2022, las plantas de Emden y Hannover, serán adaptadas también para producir todavía más vehículos eléctricos para el constructor alemán.