La Luna sigue de actualidad y el vehículo lunar de Toyota muestra que la intención es poner astronautas japoneses en su superficie

La Agencia Aeroespacial de Exploración de Japón, por sus siglas en inglés, JAXA, ha mostrado el prototipo de un vehículo lunar cuyo modelo definitivo pondrá a los astronautas nipones sobre la Luna, gracias al acuerdo entre esta agencia y el fabricante Toyota por el que colaborarán en la fabricación del prototipo y del vehículo final.

Un vehículo lunar de Toyota y JAXA cuyo desarrollo cuenta ya con un año de trabajo y que, en principio, recibe el nombre de space mobility concept. Un rover de exploración que permitirá moverse por la superficie del satélite a los cosmonautas japoneses y realizar una suerte de tareas de reconocimiento y estudio de la Luna gracias a la motricidad que le confieren sus seis ruedas.

Se trataría de un modelo cuyas dimensiones se situaría en los 6 metros de longitud, por los 5,2 de anchura y 3,8 de altura. En cuanto a volumen útil, se fija en 13 metros cúbicos. Esto se traduce en una capacidad para dos astronautas en situaciones normales de exploración o hasta cuatro, en caso de emergencia y una supervivencia estimada de un mes en su interior. Además, el vehículo lunar de Toyota garantizaría la hermetización del interior respecto del entorno lunar gracias a su capacidad de presurización del interior.

Un rover de exploración desarrollado en conjunto por JAXA y Toyota que debería estar sobre la faz de la Luna en 2029 en la misión que la agencia japonesa prevé realizar en ese año.

El primer Toyota con pila de hidrógeno

Un vehículo lunar de Toyota y JAXA que apuesta por el uso de pilas de hidrógeno para su funcionamiento. Se trataría, por lo tanto, de un módulo capaz de moverse de forma autónoma gracias al uso de un motor eléctrico que dispondría de un paquete de pilas de hidrógeno que lo abastecieran de suministro eléctrico.

Unos acumuladores que se recargarían mediante el despliegue de paneles solares y que mandarían la energía a los cargadores de los acumuladores en recarga. Así podrían intercambiarse, siempre que se necesitara, las baterías descargadas con las que dispusieran de electricidad, así el space mobility dispondría siempre de, al menos, una batería disponible.

Una muestra más de que Toyota, además de su gama de coches híbridos, trabaja en vehículos de pila de hidrógeno y en dispositivos que permitan la producción de electricidad a partir de esta tecnología dentro de y fuera del planeta Tierra.