La movilidad del futuro puede volver a poner al ser humano en el epicentro de la producción de energía como así lo muestra el Twike 5

El Twike 5 no es un prototipo, es una propuesta de vehículo híbrido que apuesta por la movilidad sostenible, tanto que la generación de energía que mueva a este dispositivo procede tanto de sus baterías como de la persona, o personas, que lo utilicen.

Pero este vehículo tiene un largo pasado tras de sí.

La constancia y la evolución continua de Twike

De entrada, este Twike 5 es la quinta evolución de un proyecto que nace en 1986 con el UR-Twike, una bicicleta carrozada para dos ocupantes. En 1990 llegó el prototipo Twike 2, la primera variante que añadía un motor eléctrico de apoyo al pedaleo, es decir, un precursor de las bicicletas eléctricas. En 1995 se presentó el Twike 3, un modelo híbrido ya que, la combinación entre la energía producida por el pedaleo y del sistema eléctrico, dieron lugar a un vehículo del cual se vendieron hasta 190 unidades.

Desde 2005, la tecnología de las baterías del Twike se amplió de tal forma que ya podía superar los 100 km en modo eléctrico. Con una autonomía desde 50 km hasta los 450 km, la siguiente evolución del Twike sitúa en 2010 como fecha de inicio del gran salto en la saga Twike.

Tras las evoluciones del Twike, el Twike 4 se presentó como un prototipo que orientaba hacia la movilidad sostenible el proyecto que ya contaba con casi tres lustros de historia.

Aún así, mantenía su arquitectura básica donde destaca la carencia de un volante en favor de dos palancas, situadas a cada lado de quien condujera el prototipo.  Su manejo se realiza mediante dos palancas situadas a cada lado del único asiento del que dispone. Y, una vez que el prototipo cumplió su objetivo, el Twike 5 se presenta como una alternativa a las bicicletas eléctricas, motocicletas y coches híbridos.

Una nueva etapa para el Twike

Y es que la electrificación de los coches también podría adaptarse para el Twike.

El Twike 5 se data de 2016 pero ha sido expuesto al gran público durante el pasado Salón de Ginebra, donde fue presentado, como un un proyecto que necesita alcanzar la financiación de un mínimo de dos millones de euros para empezar la fabricación de las primeras doscientas unidades. El fabricante asegurar tener ya 491 pedidos del Twike 5.

 

A partir de ahí, el vehículo híbrido entre motricidad humana y eléctrica se presenta como una alternativa para movilidad personal de hasta dos ocupantes. Este triciclo utiliza tres ruedas, para así reducir el peso del conjunto a la vez que dinamizar se movimiento. Así, el Twike 5 pesa en vacío 495 kg, es capaz de alcanzar una velocidad máxima de 195 km/h y de tener una autonomía de hasta 500 km.

Gracias a su arquitectura, puede contar con hasta tres baterías que sumarían potencia, velocidad y autonomía. Así, la batería de 10,5 kWh ofrece hasta 185 km y una velocidad máxima de 120 km/h; la de 21 kWh hasta 370 km de distancia y 170 km/h y, la de 31,5 kWh, podría recorrer hasta 500 km y marcar 190 km/h.

Su capacidad de desplazamiento está garantizada gracias a que cuenta con un diferencia de deslizamiento que regula la energía que se envía al eje trasero, de esta forma, se asegura una dinámica y motricidad casi para cualquier tipo de superficies, disfrutando siempre de la combinación entre el uso de la energía eléctrica y el ejercicio físico que el Twike 5 invita a hacer para mejorar la experiencia de su conducción.