Toyota planea llevar la antorcha olímpica en un coche autónomo, concretamente en el Concept-i que posee nivel 4 de conducción autónoma.

Toyota desplegará alrededor de 3.700 vehículos y productos de movilidad en los próximos Juegos Olímpicos de Verano de Tokio del próximo año 2020, casi todos electrificados, y un auto pod futurista que conducirá la antorcha olímpica y liderará la carrera de maratón. El denominado Concept-i será una versión funcional de un concept presentado por primera vez en 2017.

La marca nipona ha asegurado que el automóvil demostrará la capacidad de conducción autónoma de nivel 4 y la tecnología de «conversación de agentes», que utiliza la inteligencia artificial para «comprender» e interactuar con los humanos. No está claro si el Concept-i se conducirá solo durante la ceremonia de inaguración y la maratón.

A pesar de su exterior salvaje, repleto de ventanas laterales cortadas de arriba a abajo y una silueta en forma de cuña y neumáticos traseros ocultos, el Concept-i todavía tiene un volante convencional.

Toyota y los Juegos Olímpicos de Tokio 2020

El plan olímpico de Toyota también abarca una pequeña flota de «personas autónomas» que se trasladarán en forma de vagones con capacidad para 20 pasajeros. Al menos una docena de estos Toyota e-Palette se encargarán de transportar al personal y a los atletas a la Villa Olímpica y Paralímpica.

Toyota, uno de los principales patrocinadores de los juegos olímpicos del próximo verano, desarrolló sus planes en un comunicado de prensa bajo el lema «movilidad para todos«. El mayor fabricante de automóviles de Japón dijo que su flota de vehículos olímpicos tendrá la huella de emisiones más baja de todas hasta ahora, gracias a su dependencia de la electrificación.

Toyota también ofreció la imagen más clara del e-Palette, un concepto que se mostró en el Consumer Electronics Show 2018. El vehículo se presenta como piedra angular de la movilidad como servicio. Sin embargo, en los juegos de verano, Toyota promete que al menos una docena de e-Palettes se ejecutarán en un circuito continuo alrededor de la Villa Olímpica y Paralímpica como un autobús autónomo.

El Toyota e-Palette tendrá capacidad de autoconducción de nivel 4, pero un operador seguirá a bordo como respaldo humano. El piso bajo deja poco espacio entre la acera y el autobús, facilitando el acceso para todos. Para completar la visión de movilidad de Toyota, hay una variedad de dispositivos de movilidad personal que se implementarán en áreas para caminar alrededor de lugares como el estadio olímpico o el parque de tenis.