Según parece, más pronto que tarde, la puesta en servicio de los taxis voladores de Volocopter es solo cuestión de tiempo

Presentados en el entorno del Salón de Frankfurt, los taxis voladores Volocopter 2X ofrecen la alternativa aérea al transporte de pasajeros por carretera.

Estos vehículo aéreos tienen capacidad para dos personas y se desplazan a medio camino entre un helicóptero y un dron gracias a sus 18 rotores y cuya energia  procede de 9 baterías de ion litio recargables, sustituibles en menos de 5 minutos.

Al igual que un servicio de taxi o VTC, el vehículo podría aliviar el tráfico de las ciudades y el aire de las mismas gracias a que los Velocopter 2X son eléctricos con lo que eliminaría la expulsión, de forma directa, de gases tóxicos y de efecto invernadero al ser un medio de transporte considerado de cero emisiones.

Además, al ser un vehículo pilotado por control remoto o mediante conducción autónoma, sería capaz de recoger, aterrizar o despegar sin necesidad de ser pilotado por un humano.

El plan de la empresa es, primero, utilizar los primeros Volocopter comandados por un piloto y, posteriormente, se iría ampliando progresivamente los trayectos gestionados totalmente por el helicóptero.

La historia de Volocopter

La historia de Volocopter se remonta a 2010 cuando los fundadores de e-Volo, nombre original de la empresa, tuvieron la idea y pusieron en marcha el proyecto de crear un taxi volador. En 2011, crearon su primer prototipo, el Volocopter VC1. Dos años después, en 2013, presentaron al mundo el primero Volocopter definitivo.

En 2016, recibieron el permiso de las autoridades alemanas para poder elevar el vuelo de aquel modelo como así fue, en un vuelo de prueba, este modelo bautizado como Volocopter VC200 despegó, se desplazó por los alrededores de la sede y volvió a tierra de manera controlada y triunfal.

El proyecto llamó la atención del departamento de movilidad sostenible de Daimler que tuvo a bien participar en el desarrollo comercial de este proyecto que llega a un momento crucial como es su posible comercialización.

Igualmente, otras empresas como Geely, el grupo inversor chino al que pertenece, por ejemplo, Volvo o Polestar, junto con la tecnológica Intel, también han invertido en esta empresa que busca ahora otros inversores para poder recopilar los fondos suficientes para poner en marcha la primera aerolínea de taxis voladores.

El primer vuelo público el Velocopter 2X fue el pasado mes de septiembre en el entorno del Museo de Mercedes-Benz en Stuttgart como muestra de la relación entre Daimler y Volo GmbH.

Buscando su primera oportunidad lejos de Alemania

Pero, lejos de Europa, en Singapur, pudiera estar el emplazamiento de la primera base de taxis aéreos de Volocopter.

Según ha declarado a Automotive News, Alexander Zosel, uno de los cofundadores y piloto que aparece en las fotografías del prototipo VC200, declara que el país asiático pudiera ser el primer país donde se establecería la primera licencia de la empresa y, para ello, se encuentra en la zona en busca de nuevos socios que respalden su empresa.

Además, Singapur es uno de los países que más interés está poniendo en los vehículos autónomos y las autoridades planean tener operativa para 2022 una red de autobuses totalmente autónomos.