Se llama T-Pod, está fabricado por Einride y ya rueda por una vía pública de Suecia a un máximo de 5 km/hora. La marca tiene previsto que en 2020 rueden 200 unidades autónomas y eléctricas por Europa.

Los camiones de reparto autónomos ya han comenzado a circular en Suecia y es que aunque algunas fuentes lo comparen con un casco de un soldado de asalto de Star Wars, estos vehículos se han convertido en los primeros del mundo.

Los camiones eléctricos y autónomos comenzaron a trabajar el pasado miércoles en las vías públicas de Suecia. Están desarrollados por Einride y DB Schenker se ha convertido en la primera empresa logística en utilizar sus servicios.

Se denomina Einride T-Pod y no tiene cabina. Robert Falck, CEO de la empresa sueca Einride, ha manifestado que “la compañía estaba en conversaciones con los principales proveedores para ayudar a escalar la producción y entregar los pedidos, y que la empresa no descartó futuras ataduras con grandes fabricantes de camiones”.

T-Pod

Einride T-Pod, el primer camión eléctrico sin conductor

“Este permiso de circulación en la vía pública es un hito importante y es un paso para comercializar la tecnología autónoma en las carreteras“, apuntó Falck, CEO de Einride y ex ejecutivo de Volvo.

“Dado que somos una primera empresa de software y operaciones, una asociación con una empresa de fabricación es algo que vemos como un núcleo que avanza”, dijo, y agregó que esperaba sellar un acuerdo para el próximo año.

Falck también aseguró que Einride, cuyos inversionistas incluyen al ex jefe de camiones de Daimler Asia, Marc Llistosella, también está cortejando a los inversores para una recaudación de fondos de la Serie A, a menudo la primera de una compañía. Previamente, ha recaudado alrededor de diez millones de dólares.

 

El primer camión autónomo eléctrico circula por Suecia

El primer camión autónomo y eléctrico ya circula por Suecia y es que las alianzas están aumentando para compartir el coste de la tecnologías. Es el caso de Ford que se ha comprometido a invertir 500 millones de dólares a Rivian para desarrollar su coche eléctrico.

Concretamente, el T-Pod de Einride tiene capacidad para 26 toneladas y no tiene una cabina, lo que se estima que podría reducir los gastos operativos del transporte de mercancías en un 60% si se compara con un camión diésel con conductor.

Además de trabajar con Schenker, Einride tiene pedidos de Lidl, Svenska Retursystem y cinco empresas minoristas de Fortune 500. Estas reservas respaldarían la ambición de tener 200 vehículos operativos para finales de 2020.

Los operadores de carga están bajo presión para reducir los tiempos de entrega, reducir las emisiones y enfrentar una creciente escasez de conductores. El T-Pod de Einride aúna la digitalización y la electrificación. Jochen Thewes, CEO de Schenker, ha apuntado que “creemos que Einride es el mejor concepto que hay por ahora”.

T-Pod, un autónomo de Nivel 4

El primer camión autónomo de Einride cuenta con la tecnología autónoma de nivel 4, la segunda más alta y utiliza una plataforma Nvidia Drive para procesar datos visuales en tiempo real. Un operador, sentado a kilómetros de distancia, puede supervisar y controlar hasta diez vehículos a la vez.

El T-Pod de Einride se ha convertido en el primer camión autónomo propulsado con electricidad que rueda en Suecia. Tiene permiso para realizar viajes cortos que unen la terminal con un almacén. Además, puede circular por una vía pública situada en Jonkoping a un máximo de 5 km/hora.

T-Pod

El CEO de la compañía ha añadido que Einride solicitaría más permisos de rutas públicas durante el próximo año 2020. Además, podría expandir sus servicios a Estados Unidos. “El punto cero para vehículos autónomos es Estados Unidos. Creo que será el primer mercado en escalar cuando se trata de vehículos autónomos”.