La compañía Schaeffler Mover ha creado Space Drive, un nuevo sistema mediante el que la parte mecánica de un coche se reducirá a un pequeño módulo que podrá instalarse en cualquier tipo de vehículo.

La movilidad del futuro se enfrenta a un mundo de dificultades: la densidad del tráfico y de peatones aumenta día tras día y es esencial aprovechar al máximo el espacio de circulación disponible. Además, es imprescindible evitar el colapso del tráfico urbano y tratar de mantener al mínimo los niveles de contaminación atmosférica.

Por ello, Schaeffler Mover ha aprovechado el Salón del Automóvil de Frankfurt para presentar algunas de sus soluciones para la movilidad urbana y sostenible en los espacios urbanos.

La nueva movilidad hará que los procesos de fabricación cambien

El proceso de fabricación en los coches va a cambiar completamente, y es que los vehículos autónomos y parcialmente autónomos no tendrán ninguna conexión mecánica entre el volante y la dirección, el acelerador o el freno.

Shaeffler lleva ya tiempo trabajando en la conducción autónoma y ya ha comenzado a suministrar productos para la fabricación en serie de este tipo de coches. Por ello, han desarrollado Space Drive, una tecnología de conducción por cable basada en una interfaz que es capaz de manejar las funciones de dirección, aceleración y frenado.

Space DriveEn principio, Space Drive estaba destinado únicamente a coches, aunque Schaeffler Mover tiene pensado extender este dispositivo a vehículos industriales, agrícolas o de ocio. Gracias a su funcionamiento remoto y a suprimir el volante, el Space Drive ofrece mayor comodidad y seguridad a los vehículos utilizados en tareas delicadas, como por ejemplo a la minería o a los de extinción de incendios. Por lo tanto, las previsiones son que para el año 2021, este sistema esté listo para ser producido en serie.

Space Drive es un sistema tanto de hardware como de software que ofrece un revolucionario concepto de seguridad. La dirección por cable permite que el vehículo se guíe de forma segura y fiable utilizando señales de control electrónicas. Este dispositivo es el primer sistema drive-by-wire mundial y, por ende, el único con licencia para usarse en carretera.

Schaeffler Mover ha recibido premios por sus novedosas iniciativas

Space Drive ya está siendo utilizada en la plataforma eléctrica de conducción autónoma Schaeffler Mover, recientemente galardonada con el Premio Alemán de Movilidad que otorga el Gobierno teutón.

Schaeffler Mover es una plataforma completamente flexible y cero emisiones que soporta una amplia gama de vehículos que la empresa utiliza para mostrar y desarrollar sus nuevas tecnologías de tracción y chasis.

Su proyecto estrella se llama Mover e integra todos los elementos necesarios para la conducción (sistema de tracción, batería, sistema de frenado y dirección) en una sola unidad compacta modular. Por lo tanto, es una solución muy atractiva para la futura movilidad urbana, y es que puede adaptarse en una gran variedad de soportes, desde un taxi robotizado como el que presentó Sony y Yamaha hasta en un vehículo autónomo de reparto.

Este módulo central controla la dirección autónoma del vehículo y los módulos de las cuatro ruedas, que contienen todos los componentes del accionamiento y del chasis, incluyendo el propio motor instalado en el interior de la rueda. Por otro lado, cada una de las ruedas tiene un ángulo de dirección de hasta 90 grados, por lo que el coche podrá avanzar lateralmente.

Por lo tanto, Mover puede ser el sistema definitivo que cambie la movilidad del futuro. Es normal que veamos esto muy lejano, pero no olvidemos que hace 15 años los coches eléctricos eran un simple pensamiento y modelos como el Mercedes-Benz EQC que probamos esta semana, nos han dejado que los vehículos eléctricos han llegado para quedarse.