Naciones Unidas está trabajando en un borrador de la futura normativa sobre la obligatoriedad del Sistema de Frenada Autónoma

El sistema de frenada autónoma de emergencia, conocido por sus siglas, en inglés, AEB, será obligatorio para todos los turismos y vehículos comerciales a partir de 2020.

Según apunta el RACC, el sistema de frenada autónoma de emergencia podría disminuir en un 17,4% las cifras de mortalidad en las carreteras, solo en España.

Para algunas fuentes, este sistema debería ser obligatorio en todos los vehículos ya que “es uno de los sistemas de seguridad más importantes de la historia automovilística, comparable al cinturón de seguridad, el ABS o el Airbag”. Además, la Comisión Europea ha apuntado que se podrían llegar a salvar 1.000 vidas equipando a los vehículos con este asistente.

¿Cómo funciona el Sistema de Frenada Autónoma de Emergencia?

Es muy probable que el Sistema de Frenada Autónoma de Emergencia sea obligatorio a partir de 2020 y es importante que se conozca su funcionamiento.

Este asistente es capaz de calcular la velocidad del vehículo, a través de cámaras y sensores, en relación a posibles obstáculos que se encuentren en la vía en la que se circula. En un primer momento avisa al conductor de la emergencia y si no reacciona, el vehículo procederá al frenado del mismo de forma progresiva.

2020, un año clave para el sistema AEB

Japón será el primer país que comenzará a aplicar la nueva normativa de implantación obligatoria del Sistema de Frenada Autónoma de Emergencia con el único objetivo de reducir el número de accidentes mortales. El país nipón obligará a los fabricantes a equipar a sus modelos de sistemas de frenado que sean capaces de parar un vehículo a 60 km/h.

En Europa, la obligatoriedad no llegaría hasta 2022. Es importante destacar que los modelos que no lo incorporen, no podrán optar a las cinco estrellas EuroNCap.