Donde la dificultad del terreno choca con las capacidades de las convencionales, se abren paso las sillas de ruedas todoterreno TerrainHopper

La movilidad individual es un derecho innato del ser humano. A veces, desde la gestación y otras veces por enfermedades o accidentes, la limitación del desplazamiento personal obliga a recurrir a una silla de ruedas para facilitar o permitir a las personas con necesidades específicas su movimiento asistido.

Desde sillas que son empujadas a sillas autopropulsadas, la variedad trata de abordar las condiciones más generales para sus usuarios pero ¿qué ocurre donde el terreno es complicado?

Ya sea por necesidad o por disfrute, las sillas de ruedas todoterreno TerrainHopper, literalmente, llegan adonde otras no puede.

Desde caminos o senderos rotos, pasando por terrenos embarrados o cubiertos por agua, hasta la homogeneidad y estabilidad de las aceras cubiertas por baldosas de una gran ciudad, son superficies por donde los diferentes modelos de este fabricante británico permite a sus ocupantes transitar y superar.

Los modelos de TerrainHopper

Dentro del catálogo de sillas de ruedas todoterreno TerrainHopper, la más económica es la correspondiente al modelo Overlander Mini que parte de 9.850 libras, al cambio actual algo más de 11.484 euros.

Un vehículo individual diseñado para adultos de talla reducida o niños que, gracias a sus cuatro ruedas con suspensión independiente y tracción con dos ruedas motrices afrontan de manera similar que el modelo superior a éste, el Overlander 4ZS.

Esta silla de ruedas todoterreno de TerrainHopper difiere de la primera en el precio, desde 12.800 libras, a que tiene tracción total y a su capacidad de transporte ya que está diseñada para desplazar a personas de hasta 159 kg.

El modelo Overlander Sprint también es tracción a las dos ruedas pero garantiza el agarre sobre tierra, rocas, barro y arena de la playa alcanzando velocidades de hasta 12 km/h y una capacidad de carga para una persona de hasta 102 kg. Su precio iguala a la versión Mini.

Y, si estos tres modelos de serie no cumplen los requisitos del cliente, las sillas de ruedas todoterreno TerrainHopper pueden ser personalizadas. La opción Bespoke ofrece la customización. desde el color a las baterías pasando por la iluminación.

TerrainHopper Bespoke ofrecerá una silla según los requerimientos de su usuario. El precio final dependerá de los extras y modificaciones realizados.

En cualquier caso se trata de sillas de ruedas que abren la posibilidad de la movilidad casi sobre cualquier superficie y bajo cualquier circunstancia a personas que han visto limitado su derecho al movimiento libre allá por donde lo desearan.