Gracias al uso de la tecnología de la realidad aumentada, los mecánicos son capaces de trabajar en un entorno 3D a tiempo real donde reciben valiosa información virtual, y asesoramiento en el momento de la reparación.

Automechanika Frakfurt, es la gran feria del sector de componentes, y, es también el escenario en el Schaffler nos ha mostrado cómo la realidad aumentada, así como la digitalización transformarán los talleres.

Este tipo de tecnología pronto se implementará alrededor de los talleres de todo el mundo, facilitando así el trabajo de los profesionales del motor.

Talleres del futuro Schaeffler

En los tiempos que corren, la mecánica cambia a ritmos acelerados al igual que el resto del mundo. La tecnología implementada en los vehículos de hoy ha cambiado de manera exponencial el trabajo de los profesionales del sector.

La adaptación de los talleres y sus trabajadores a estas nuevas tecnologías es fundamental para poder adaptarse a las necesidades del consumidor. Schaeffler ofrece numerosos servicios de soporte, y prepara y equipa a los profesionales del taller para la transformación tecnológica en la que estamos inmersos.

Talleres del futuro Schaeffler

Schaeffler nos muestra un ejemplo de su visión del taller del futuro en la Automechanika de Frankfurt. A través de una experiencia inmersiva en un taller en realidad aumentada utilizando tecnología virtual, los mecánicos trabajan con las gafas características de este tecnología, en las cuales, se proyectan imágenes sobre la visión real, para, de esta forma, ayudar a desempeñar mejor su trabajo.

Un ejemplo de esto sería, por ejemplo, a la hora de apretar una tuerca, el sistema proyecta el par de apriete idóneo, de esta manera se podrá saber con exactitud valores máximos que de otra forma sería imposible conocer.

Talleres del futuro Schaeffler

Las ventajas de la aplicación de este tecnología son cuantiosas. Gracias al uso de datos informáticos que miden a tiempo real los ajustes necesarios para obtener resultados óptimos, se podrá mejorar la eficacia del trabajo realizado exponencialmente.

Por otro lado, también se ganará en tiempo, al ser la tarea a realizar, por decirlo de algún modo, guiada, se excluirá en gran parte el razonamiento humano para dejarle a una centralita dar el siguiente paso. Se optimizará el tiempo, se reducirá el estrés de los trabajadores y se emplearán menos recursos.

Por tanto, podemos ver que tanto la precisión, la calidad y la duración de la tarea a realizar, mejorarán dramáticamente en los próximos años, o eso es al menos, lo que asegura Schaeffler. El tiempo dirá si tenían razón.