Samsung lleva tiempo desarrollando camiones transparentes para mejorar la seguridad vial. Sin embargo, ¿Son todo ventajas o hay inconvenientes?

Al igual que el sector de los coches está evolucionando a pasos agigantados, de la misma manera lo hace el de los camiones. Hace unos meses vimos como Vera, el camión autónomo de Volvo, mostró su funcionamiento. Otra de las novedades que impresionó fue el camión transparente, un vehículo articulado que tenía instalado en su parte trasera unas pantallas de gran tamaño que proyectaban lo que tenía el camión por delante.

Pues lo que parecía una simple campaña de marketing ha vuelto a salir a la palestra nada menos que tres años después, demostrando que es un proyecto en pleno desarrollo muy útil para mejorar la seguridad en las carreteras. Esta idea se fraguó en los despachos de la gigante coreana Samsung.

Camión invisible Samsung Samsung ha utilizado una cámara y unas pantallas para hacer a los camiones invisibles

Muchas veces, nos acercamos a la parte trasera de un camión de gran tamaño y lo único que vemos son sus portones traseros. Esta situación gana peligrosidad en caso de circular por una carretera convencional, puesto que la visibilidad es prácticamente nula y si queremos adelantar, nos veremos obligados a meter parte de nuestro coche en el carril contrario con el consiguiente riesgo que esto supone. Este tipo de carreteras son las que tienen un mayor índice de mortalidad, lo que demuestra nuestro reportaje sobre cómo se producen los accidentes en España.

El sistema funciona mediante una cámara de vídeo que va instalada en la parte baja del paragolpes delantero del camión. Las imágenes que recoge se proyectan en las pantallas que el camión lleva instaladas en su zaga, por lo que da la sensación de que el camión es transparente y el que circule detrás puede ver perfectamente qué hay delante del camión.

Este sistema nació y está desarrollándose en Argentina, uno de los países donde más accidentes de tráfico hay del mundo. Además, en este país las carreteras de doble sentido son frecuentes, por lo que los camiones transparentes de Samsung aumentan la seguridad notablemente.

No todo son ventajas

Sin embargo, no todos son ventajas, puesto que montar este complejo sistema también tiene inconvenientes. Para empezar, el sobrecoste de montar estas cámaras y pantallas para una empresa que tiene una flota de camiones puede ser realmente elevado. Además, habría que saber la resistencia de las pantallas, puesto que cuando se abren los portones del camión, lo más normal es que golpeen violentamente contra su propio lateral.

En las empresas de transporte, es frecuente que los remolques se intercambien entre los camiones, por lo que a la hora de engancharlos, habría que conectar la cámara a las pantallas traseras. Esto supondría una pérdida de tiempo muy valiosa en un sector en el que se suele trabajar a contrarreloj.

Además, el camionero difícilmente podrá pegar ojo en una estación de servicio cualquiera sabiendo que tiene instaladas en la parte trasera de su camión cuatro televisiones de 46 pulgadas cada una.

Tendremos que esperar para conocer si efectivamente los camiones transparentes acaban llegando a nuestras carreteras o si, por el contrario, se queda en un simple proyecto piloto. No hay duda de que tiene tantas ventajas como inconvenientes, por lo que veremos en qué lado se inclina la balanza. Y tú, ¿Qué opinas?