A pesar de no tener a un humano a los mandos, RoboRace, o al menos el gestor de la cuenta de Twitter, reta al CEO de Tesla a un duelo

La sucesión de informaciones desde la presentación del Porsche Taycan ha puesto a Tesla en primera línea de la información. Una vez que la nueva berlina de lujo de los alemanes ha sido oficialmente expuesta al mundo, Elon Musk no ha podido reprimirse y mucho menos callarse, o al menos, escribir.

De inicio, el propio Musk cuestionó, mediante su cuenta de Twitter, la coherencia o sentido de utilizar la denominación turbo en el apellido de los nuevos Porsche Taycan. Un comentario que le valió una buena respuesta por partes de los compañeros de Jalopnik.

Y fue el miércoles cuando, de nuevo, Elon Musk utilizó su red favorita para anunciar que uno de sus Tesla Model S de producción había batido el récord de berlina de cuatro puertas, de serie, más rápida en el técnico y espectacular circuito de Laguna Seca, en la misma California donde Tesla tiene su epicentro.

Fue el jueves cuando desde el canal de Youtube se muestra el vídeo con la grabación a bordo del coche que ha logrado hacerse con el mejor tiempo en completar los poco más de 3,2 km del trazado estadounidense, lugar donde, entre otros, sucede la congregación más espectacular de Porsche fuera de Alemania, la cita anual del Porsche Rennsport Reunion.

Y, al igual que los compañeros del medio especialista en coches, la sorpresa ha saltado cuando «el robot» RoboRace ha retado al propio Musk con una respuesta a su anuncio sobre el nuevo tiempo récord en Laguna Seca establecido por una de sus flamantes berlinas eléctricas de alta gama.

 

Un coche autónomo contra un coche con AutoPilot

RoboRace es el nombre de la empresa y campeonato que tiene al empresario español Alejandro Agag como CEO y que tiene en los coches de carreras DevBot 2.0 como protagonistas.

Unos vehículos que utilizan la inteligencia artificial para competir. Coches eléctricos que apuestan por competiciones automovilísticas donde los humanos no piloten los vehículos desde sus habitáculos, sino mediante sus programaciones.

Estos coches eléctricos ya han hecho su aparición en citas tan en la cultura automovilística tan importantes y con tanta repercusión como el Festival of Speed celebrado en Goodwood donde, de nuevo, y por segunda ocasión, el ejemplar puesto en pista recorrió frente a los espectadores el trazado cronometrado sin que ninguna persona lo condujera.

Aunque el tiempo utilizado no marcó ningún récord absoluto sí el respectivo a coches autónomos y que supuso una mejora en su anterior marca de 2018. Un paso que, como ocurre en la evolución de la IA, sus avances y pasos no son progresivos sino exponenciales.

Es por ello que el órdago lanzado por RoboRace a Elon Musk puede ser tan solo una estrategia de marketing de la empresa responsable de estos coches para popularizar o bien un desafío que veremos si llega a realizarse.

Lo que es evidente es que Elon Musk no es hombre de dar la callada por respuesta y estaremos muy pendiente de lo que el dirigente de Tesla pudiera proponer.