¿Cómo funciona un motor bóxer? ¿Por qué se han convertido en algo fundamental para los amantes de la marca de Stuttgart?

¿Qué es un motor bóxer? ¿Por qué se han convertido en el ADN de la marca de Stuttgart? Cuando la gente piensa en Porsche, lo primero que viene a la cabeza es, a menudo, la silueta de uno de sus modelos más icónicos; el Porsche 911 y, por supuesto, sus motores bóxer.

Sin duda este tipo de motor ocupa una gran parte de los corazones de los aficionados a la marca alemana. Pero, ¿qué tiene de especial un motor bóxer? Según la casa alemana, «el motor plano refrigerado por aire tiene un lugar especial en el corazón de sus fanáticos. pero las emociones solo cuentan la mitad de la historia. Además de acelerar su camino hacia los afectos de muchos, el motor bóxer tiene muchas características interesantes que le dan ventaja desde el punto de vista del diseño«.

La historia del motor bóxer o plano se remonta a 1896, justo hace 122 años, cuando Carl Benz desarrolló este tipo de motor. Lo denominó ‘contramotor‘ porque sus dos cilindros funcionaban en oposición. Este primer motor bóxer tenía una cilindrada de 1.7 litros y era capaz de ofrecer alrededor de 7 CV. Uno de sus principios es que «los cilindros deben estar planos y ligeramente compensados entre sí, en lados opuestos del cigüeñal».

Motor bóxer, una tecnología que tiene un hueco en los corazones de los amantes de Porsche

El primer vehículo de Porsche con motor bóxer fue el Volkswagen Beetle. Más tarde, Ferry Porsche instaló el motor de cuatro cilindros y 1.1 litros a su Porsche 356-001 que llegó a ofrecer alrededor de 40 CV. Con el paso del tiempo, los motores han ido evolucionando hasta llegar al del Porsche 911 Tipo 993. En el Porsche 911 Carrera RS se equipó un motor refrigerado por aire de 3.8 litros que alcanzó la friolera de 300 CV. Al añadirle dos turbocompresores, la potencia alcanzó los 450 CV.

Según la propia marca de Stuttgart, «el motor bóxer refrigerado por aire es liviano y plano, lo que lo convierte en la opción ideal para coches deportivos, y son posibles diseños particularmente bajos ya que los cilindros están planos. Esto reduce el centro de gravedad, lo que permite un estilo de conducción más deportivo y dinámico, y no solo en las curvas. Si el motor plano se instala en la parte trasera como en los vehículos Porsche, la tracción mejora porque el peso del motor descansa en el eje de transmisión».

Hasta que los vehículos con tracción total conquistaron las carreteras, los conductores de Beetle y Porsche acordaron que un automóvil con motor montado en la parte trasera era, con mucho, la mejor opción para las condiciones invernales. Lo contrario también es cierto: al frenar, el peso de un motor montado en la parte trasera permite transferir más fuerza de frenado a las ruedas traseras.

El motor bóxer, y especialmente su variante de seis cilindros, es particularmente suave, sin momentos libres ni fuerzas libres. El mecanismo de manivela está idealmente equilibrado, permitiendo que los motores deportivos de carrera corta circulen a altas velocidades sin una tensión excesiva.

¿Qué caracteriza a un motor bóxer de seis cilindros?

Una de las características que marca a los motores bóxer de seis cilindros Porsche es la caída en el consumo de combustible a medida que aumenta la potencia del motor. El concepto subyacente al motor bóxer o plano implica una construcción ligera y consistente, un centro de gravedad bajo, una capacidad de aceleración sobresaliente y un alto rendimiento específico gracias a los ventajosos ciclos de carga. Todos los motores 911 deben ser deportivos y adecuados para el uso diario.

Como regla básica, se necesita más esfuerzo para fabricar un motor bóxer que un motor en línea porque se necesita un mayor número de piezas. Este tipo de propulsor necesita dos bancos de cilindros con un tren de válvulas, más refrigeración o inyección. Este impulsor es un candidato particularmente bueno para la refrigeración por aire porque los cilindros individuales están ubicados muy separados entre sí y, por lo tanto, pueden beneficiarse de un flujo directo de aire de refrigeración.