Los Mercedes-Benz diésel están preparados para seguir dando guerra. Ahora, según la marca alemana, los nuevos modelos se están adaptando a los nuevos tiempos.

Los Mercedes-Benz diésel están preparados para seguir dando guerra y sobre todo, tal y como asegura la marca de la estrella, es adecuado para el futuro. Con la nueva normativa de emisiones; Euro 6d-TEMP, los nuevos turismos de Mercedes-Benz se están adaptando a los nuevos tiempos.

Lo que caracteriza a los vehículos pertenecientes a la normativa Euro 6d-TEMP es su bajo nivel de emisiones de NOx y es importante destacar que los nuevos modelos de la marca de la estrella cumplen con este requisito. Además, Mercedes-Benz también dispone de vehículos diésel que forman parte de la normativa Euro 6d que es más estricta. Esta normativa será de obligatorio cumplimiento para los fabricantes de automóviles a partir del próximo 1 de enero de 2020.

Según apuntan desde la marca alemana, «las innovadoras tecnologías implementadas en los motores diésel de Mercedes-benz aseguran unas bajas emisiones de NOx. Con el cambio a la nueva generación de motores, todos los turismos nuevos de la marca disponibles en los concesionarios cumplen con los estándares Euro 6d-TEMP o Euro 6d».

Es importante destacar que los valores límites de NOx en las pruebas de emisiones son de 80 mg por kilómetros en las pruebas RDE, Real Driving Emissions y se denominan como valores «que no deben ser excedidos».

«Esto significa que un vehículo tampoco puede exceder esos límites en las peores combinaciones posibles de condiciones del test RDE como, por ejemplo, con una carga pesada, en topografía montañosa y en condiciones de temperatura y tráfico desfavorables. El límite se aplica no solo a vehículos nuevos, sino también a vehículos con más de 100.000 kilómetros. Los resultados de las pruebas en carreteras en el mundo real a menudo se mantienen significativamente por debajo del límite de 80 miligramos por kilómetro, también confirmado mediante mediciones independientes».

Mercedes-Benz C 300 d, a la cabeza de la lista

Según la revista Auto Motor and Sport, el Mercedes-Benz C 300 d Estate no emitía «casi nada de NOx». Los resultados medidos en el Mercedes-Benz C 300 d Estate (consumo de combustible combinado 5,6-5,0 l/100 km, emisiones de CO2 combinadas 147-133 g/km) dan como resultado 13 mg de NOx, por lo que encabeza la lista de los diésel más limpios.

El motor diésel de 2.0 litros denominado OM 654 ha sido sistemáticamente ajustado para reducir emisiones. De esta forma, los problemas con el NOx en muchas ciudades se resolverán en cuanto más coches nuevos sean matriculados.

Además, el ADAC, el club automovilístico alemán ha realizado un informe sobre las mediciones que se llevaron a cabo en febrero de este mismo año. «Las emisiones de NOx de los coches automóviles actuales en conducción real en la carretera están muy por debajo de los los límites del banco de pruebas».

El Mercedes-Benz C 220 d (consumo combinado de combustible 4,8 l/100 km, emisiones combinadas de CO2 126-117 g/km) rindió especialmente bien «su cifra de NOx fue difícilmente medible entre cero y un mg/km».

Por su parte, el ADAC alemán ha concluido que «los motores diésel Euro-6d-TEMP emiten un promedio de un 76% menos de NOx que los motores Euro-6b y un 85% menos que los motores Euro-5. Mediciones aleatorias en carretera han demostrado que la reducción de las emisiones de los motores diésel más avanzados Euro-6d-TEMP en comparación con el promedio de los motores diésel Euro 5 es incluso de entre el 95 y el 99 por ciento».

En 2016 Mercedes-Benz inició la comercialización de una nueva familia de motores diésel compuesta por los motores de cuatro cilindros (OM 654 y OM 654q) y el de seis cilindros en línea (OM 656). La inversión en esta nueva generación de motores ronda los tres mil millones de euros, habiéndose introducido ya en muchos modelos desde la Clase A al GLS, que ya cumplen con el estándar Euro 6d.