Una localidad china denuncia por pantalla a los peatones que cruzan en rojo. Esto es posible gracias a la inteligencia artificial y a su colaboración con los agentes de Policía.

Una localidad china denuncia por pantalla a los peatones que cruzan en rojo, concretamente sucede en la calle Huaihai, la calle comercial del centro de Shanghai. Aquí una gran pantalla LED en la acera muestra la imagen de un motorista que se ha saltado el semáforo en rojo.

Lo mismo ocurre con los peatones. La pantalla está dividida en cuatro franjas, como si de un cómic se tratase. Se puede ver el momento preciso de la infracción y la imagen extendida de la cara del peatón.

El objetivo de esta exposición pública es avergonzar a los peatones imprudentes y advertir al resto de los transeúntes sobre lo que no deben hacer. Justo en la foro del ‘agresor’, también se muestran sus datos personales.

Pantallas como esta se han instalado en los últimos meses a lo largo de Shanghai, en las aceras y en las paradas de autobús, así como en algunas ciudades chinas en las provincias de Fujian, Jiangsu, Guangdong y Shandong. En la parada de autobús 71 de Yanan Road, un refugio muestra la imagen de una mujer de pelo corto que cruza la calle con el semáforo en rojo. En una pantalla grande instalada en Changshu Road, el delincuente es un joven extranjero rubio. China está utilizando el reconocimiento facial para declarar la guerra a los peatones imprudentes.

Una localidad china denuncia por pantalla a los peatones que cruzan en rojo, ¿cómo funciona?

La policía de tráfico china ha instalado cámaras con siete millones de píxeles de resolución en varias ciudades para capturar a los peatones o ciclistas que pasan la calle con un semáforo en rojo. Cuando ocurre el delito, se toman varias fotos y hacen un vídeo.

Una vez realizado, las imágenes se comparan con la base de datos del departamento de policía y en 20 minutos se muestra en la pantalla el retrato y detalles personales como la familia, el número de identificación y la dirección. También se publican en redes sociales.

Gracias al reconocimiento facial, la policía de tránsito china sabe quién es el delincuente y puede contactarlo. Les dan tres opciones: una multa de casi tres euros o ayudar a los agentes a controlar el tráfico durante 20 minutos.

Intellifusion es el nombre de la empresa tecnológica que tiene sede en Shenzhen, que ha estado trabajando con la policía de la ciudad desde el pasado mes de julio de 2017 para implementar el sistema de prevención basado en el reconocimiento facial en varias calles de la ciudad.

Esta tecnología es capaz de ubicar personas en un segundo entre miles de millones de caras utilizando algoritmos. «1.5 mil millones de caras cada 1.52 segundos; 3.000 millones de caras cada 1.93 segundos y más de 10.000 millones de caras cada 2.28 segundos», especifican. Es una herramienta que combina psicología y tecnología.

El método de hacer que las personas se avergüencen  de sí mismss funciona. Intellifusion asegura que después de cuatro meses de la instalación del sistema en la intersección de Lianhua en Shenzhen, el número de casos de cruzar en rojo ha disminuido de más de 1000 por día a alrededor de 80 por día.