La compañía Repsol instala en Vitoria el primer punto de recarga ultra-rápida que se pone en marcha en nuestro país y en el sur de Europa

Los largos tiempos de recarga suponen un problema a la hora de apostar por un vehículo eléctrico. A menudo, el proceso se alarga hasta las diez horas, algo que obliga a los usuarios a tener enchufado el coche durante la noche.

Un problema que los vecinos de Vitoria ya no tendrán. A partir de ahora, disponen de una estación de servicio con un punto de recarga ultra-rápida capaz de abastecer de energía al coche en pocos minutos.

Punto de carga Repsol

Repsol se convierte en el pionero

Repsol ha desarrollado este sistema capaz de recargar en seis minutos, aquellos coches que alcanzan los 700 kilovatios (kW) de potencia máxima. Los vehículos se pueden repartir en función de la capacidad, es posible suministrar 350 kW a dos automóviles o 175 kW a cuatro.

Asimismo, es el primer punto de recarga ultra-rápida de la Península y uno de los primeros del sur de Europa, aunque Repsol tiene previsto instalarlo en otras cuatro estaciones de su red a lo largo de este año.

Punto de carga Repsol

Velocidades de recarga ultra-rápida

Estos puntos de carga instalados y mantenidos por Ibil, una compañía impulsada por Repsol y el Ente Vasco de la Energía (EVE), pretenden desarrollar tecnología, servicios y capacidades en el ámbito de la recarga eléctrica.

Según Repsol, para que cualquier vehículo pueda utilizar la infraestructura, los puntos incorporan conectores estándar de recarga, Combo CCS (hasta 350 kW) y CHadeMO (hasta 100 kW).

Punto de carga Repsol

La velocidad de recarga completa va determinado por una serie de factores. En un punto ultra-rápido, que va desde los 150kW hasta los 350 kW, es posible recargar el 80% de una batería de 40 kWh en un tiempo estimado de entre seis y 13 minutos. En un punto rápido (50 kW) se ronda la media hora, mientras que en uno semi-rápido (22kW) se necesita una hora y media.

Finalmente, esta incorporación forma parte del proyecto europeo E-VIA FLEX-E, que tiene como idea desplegar una red de 14 instalaciones similares en tramos europeos de transporte de España, Francia e Italia.