Ford ha acudido a Washington para seguir poniendo a prueba a su futuro vehículo autónomo, mediante el cual pretenden generar nuevos puestos de trabajo

Los avances que podemos percibir en el mundo del motor se comprometen a acercarnos a una experiencia única, la cual estará protagonizada, principalmente, por la conducción autónoma. Ya son muchas las marcas que buscan prescindir de la actuación de un ser humano a la hora de dirigir un vehículo, algo que se pretende lograr mediante este tipo de pilotaje. Ford, una de las firmas pioneras en este tipo de tecnología, pretende introducirla lo antes posible, algo que nos demuestra con las arduas pruebas que han decidido llevar a cabo en su país natal, para ser más concretos en Washington.

La firma del óvalo ha querido ir más lejos con la conducción autónoma, un componente que se irá haciendo imprescindible en los vehículos del mañana de forma paulatina. Sin embargo, Ford no solo pretende aplicar esta innovación tecnológica, sino también generar nuevos puestos de trabajos gracias a su presencia, pero se presenta como un objetivo a largo plazo que requiere de un largo estudio y desarrollo.

Coches autónomos para todos los sectores

Ford tiene en mente revolucionar la industria automovilística con la presencia de sus futuros vehículos autónomos, pero sus planes no se limitan en este punto. La firma del óvalo no solo pretende facilitar la vida de sus clientes, sino también generar más empleo a raíz de estos. Al principio es sencillo no ver en qué puede beneficiar la presencia de este tipo de pilotaje al mundo laboral, pero Ford ha encontrado una aplicación lógica.

Por una parte, la firma americana ha sido una de las primeras en realizar pruebas en Washington, donde se establecerá un centro de control de los vehículos autónomos, algo que ya permite generar nuevos puestos de trabajo. Con esta premisa, Ford pretende generar nuevas oportunidades a todo tipo de empresas, las cuales podrán recurrir a este tipo de vehículos como medio de transporte para sus clientes o simplemente emplearlos para repartir diferentes elementos.

Washington, un nuevo centro de formación para conocer a los vehículos autónomos de Ford

Como hemos mencionado, el proceso de aplicar la tecnología autónoma en nuestras calles no es sencillo, por lo que se requiere de un control absoluto de este nuevo tipo de conducción. Los primeros pasos estarán centrados en realizar un análisis cartográfico de la ciudad de Washington, una tarea necesaria para que el elenco de vehículos autónomos conozcan todos y cada uno de los rincones de la localidad estadounidense.

Para ello, será necesario un centro de control que monitorice todos y cada uno de los pasos de los vehículos autónomos de Ford, algo que permitirá mejorar esta nueva tecnología. Pero Ford ha querido ir más allá, algo que demuestran con los cursos de formación que se impartirán en Washington, con el objetivo de instruir a los futuros mecánicos encargados de cuidar y mantener en condiciones a la conducción autónoma.

Una tecnología que podría dar sus primeros pasos en 2021

La conducción autónoma requiere de multitud de fases para completar su desarrollo, pero Ford tiene esperanzas en que sea de aquí a dentro de tres años cuando podamos ver los primeros indicios de esta tecnología. La firma americana pretende lanzar en el año 2021 un servicio comercial, el cual podría tener como objetivo servir como medio de transporte público.

De esta forma, Ford nos deja claras sus intenciones de introducir esta innovadora tecnología en su gama de modelos, la cual proporcionará un nuevo sector laboral que permitirá generar más puestos de trabajo y ofrecer un mayor grado de comodidad a sus usuarios, los cuales viajarán sin la preocupación de tener que hacerse cargo del volante.