Se llama GoBetween y es un robot que hace las funciones de agente de policía. El agente, desde el vehículo, da la instrucciones al robot, mientras que el conductor muestra la documentación a la cámara del robot.

Este robot policial podría hacer que el tráfico se convierta en más seguro. Algunas fuentes ven el dispositivo como una forma de frenar las confrontaciones entre oficiales y automovilistas. Un hombre de California ha construido un robot que tiene como objetivo eliminar parte del peligro de las paradas ya que provocan ansiedad a los conductores.

El robot GotBetween está conectado a una barra que se extiende hacia adelante desde el automóvil de un oficial hasta la ventana del conductor, lo que permite que el oficial y el conductor se comuniquen entre sí sin salir de sus vehículos. El bot incluso puede emitir un boleto.

Reuben Brewer, ingeniero mecánico de la organización de investigación sin ánimo de lucro SRI International en Menlo Park, California y el inventor del robot, ha asegurado que “me cansé de escuchar noticias de automovilistas y policías a los que dispararon o atropellaron en paradas de tráfico, por lo general en lo que parecían situaciones evitables. Me encantaría que este robot salvara incluso una sola vida… nadie debería morir en una parada de tráfico”.

Robot GoBetween, el agente de policía robotizado

Las estadísticas sobre los resultados de las paradas de tráfico son difícil de encontrar, pero los expertos dicen que provocan muchas lesiones y muertes cada año. Su creador dice que “los agentes de policía corren el riesgo de ser asaltado por automovilistas o golpeados por coches que pasan”.

El robot GoBetween tiene todas las herramientas que necesita para realizar paradas de tráfico, incluida una tablet, cámara web, panel de firma y una pequeña impresora que imprime las multas. 

Un vídeo publicado por SRI International muestra cómo funciona el prototipo de robot de prueba de concepto. Una vez que el vehículo del oficial está estacionado detrás del automóvil, GoBetween se acerca a la ventana del conductor, donde se convierte en los ojos, oídos y boca del agente. Una tira de clavos colocada automáticamente frente a las ruedas traseras del automóvil evita que el conductor se aleje hasta que se complete la parada.

“El robot es puramente defensivo, por lo que no puede dañar al automovilista”, dijo Brewer sobre el bot desarmado. Amy Shoemaker, científica de datos involucrada en el Proyecto de Políticas Abiertas de Stanford, ofreció una evaluación mixta, en la que asegura que “si hay un papel para esta herramienta, es ayudar a prevenir tragedias”.