El CO2, el principal gas causante del calentamiento global, aceleró al 1,7% su progresión en 2018, ritmo no alcanzado desde 2013

Países como China, Estados Unidos e India representaron el 85% de la subida de emisiones de CO2 del pasado año. Según informó la Agencia Internacional de la Energía (AIE) en su informe anual.

La generación de CO2 se había estancado entre 2014 y 2016 pese al crecimiento de la eficiencia energética y al despliegue de tecnologías renovables, unidos a una menor demanda de carbón. Pero las cosas se torcieron desde 2017 y ha seguido agravando.

Emisiones CO2

Motivos del crecimiento de emisiones de CO2

El principal motivo fue el crecimiento del consumo de carbón en China, India y otros países del sudeste asiático, que generaron hasta un 2,9 % de emisiones de CO2 suplementarias. Aún perdiendo fuerza respecto al gas, el carbón sigue siendo el principal generador de electricidad.

Este mineral ha sido el responsable de una subida de la temperatura media global entre 0,3 y 1 grado con respecto a los niveles preindustriales.

Emisiones CO2

En Estados Unidos, pese al discurso favorable al carbón del presidente Donald Trump, su declive continuó hasta el -4 % por unas plantas eléctricas que prefieren sustituirlas por otras de gas.

A su vez, algo parecido esta ocurriendo en Europa, ahí las centrales térmicas de carbón en países como Alemania, Francia o España están siendo reemplazadas por energías renovables.

Datos

Las emisiones alcanzaron un nivel récord de 33.143 millones de toneladas de CO2, de las cuales un 28,6% correspondieron a China (+2,5% con respecto a 2017), un 14,75% a Estados Unidos (+3,1%) y un 6,94% a India (+4,8%). Por el contrario, Europa las redujo en un 1,3%, y supusieron un 11,94% del total.

Emisiones CO2

Progresión de las energías renovables

La progresión y el crecimiento de las energías renovables a escala mundial no tuvo un inicio sencillo, quedándose por debajo del gas y suponiendo un 15 % de la demanda energética.

China probablemente sea el país que inició el despegue de las renovables, con un 40% de nuevas instalaciones, seguido de Europa y Estados Unidos.

No obstante, la AIE está preocupada por la ralentización de manera consecutiva, de las mejoras en eficiencia energética, con un ritmo del 1,3 % en 2018 , cuando quizás sea la forma más eficaz de reducir las emisiones de CO2.