Científicos de Harvard han afirmado que el asteroide llamado Oumuamua podría tener un origen artificial, es decir, hecho por una raza extraterrestre inteligente.

Hace un año, varios investigadores de la Universidad de Hawái descubrieron un curioso asteroide al que bautizaron como Oumuamua. Su nombre se traduce como “el primer mensajero que viene de lejos”.

Este nombre no es casualidad ya que, recientemente, científicos de la prestigiosa Universidad de Harvard han afirmado, que dicha roca podría haber sido creada de forma artificial.

Meteorito Oumuamua origen artificial universo

De confirmarse, esta noticia podría convertirse en la más relevante del siglo XXI y una de las más importantes de la historia, ya que de ser cierto, confirmaría la existencia no sólo de vida más allá de la tierra, sino de la existencia de civilizaciones inteligentes como la nuestra.

Debido a sus características y a su procedencia ajena al Sistema Solar,  Oumuamua se clasifica como un “asteroide interestelar”. Para poder confirmar esta afirmación, los científicos usan la velocidad como referencia. Esta roca viaja a 95.000 km/h, una velocidad inusual para un objeto de sus características.

Debido a la gran polémica y atención que Oumuamua ha producido en la comunidad científica, ahora Harvard ha querido aportar su teoría la respecto.

Meteorito Oumuamua origen artificial universo

En un artículo publicado por Abraham Loeb y Shmuel Bialy, dos investigadores del departamento de Astronomía de la Universidad de Harvard, han afirmado que la susodicha roca podría “tener un origen artificial”.

Afirman que podría tratarse de una sonda fabricada por una civilización alienígena más avanzada que la nuestra. En el estudio, Bialy y Loeb aportan pruebas que podrían confirmar su teoría.

Entre los detalles más interesantes de su estudio, destaca la idea de que este objeto se trate de una sonda cuya finalidad, sea la búsqueda de vida en nuestro Sistema Solar.

Se trata a todas luces de una idea muy interesante, sin embargo, la única forma de confirmarla sería enviando una sonda que se posase en el objeto en movimiento para poder grabar y recopilar datos. Lamentablemente, organizaciones como la NASA y demás organismos, no parecen estar por la labor…