Los radares de tramo son ampliamente conocidos, pero, rara vez la gente sabe explicar cuál es su funcionamiento exacto. Hoy aprenderemos qué tipo de tecnología utiliza y cómo se aplica.

En la actualidad la DGT tiene funcionamiento en las carreteras españolas un total de 50 radares de tramo. Son uno de los grandes desconocidos en las carreteras ya que rara vez se confunden estos con radares fijos.

Saber diferenciar entre los distintos tipos de radar es crucial para poder entenderlos.
Los fijos son aquellos dispositivos que se activan cuando los sensores detectan un exceso de velocidad en base a la programación introducida en ellos.

Por ejemplo, si un radar está diseñado para detectar velocidades superiores a 120 km/h, estos realizarán una foto del infractor cuando superen, en este caso los 130 km/h por el error que hay entre los velocímetros y los sensores, lo que es conocido como el

«límite de cortesía».

Radares de Tramo, ¿Cómo funcionan?

Los radares móviles, por otro lado, son aquellos que no están posicionados en un mismo lugar y que pueden desplazarse. Su funcionamiento es igual que el de los radares fijos, sin embargo, estos son de menor tamaño y son empleados por las fuerzas de seguridad.

El funcionamiento de los radares de tramo es sencillo. Dos cámaras de visión artificial infrarrojas situadas una al comienzo y otra al final de cada unos de los carriles del tramo que controlan, son las encargadas de fotografiar al infractor.

Cómo funciona un radar de tramo

Estas cámaras graban la matrícula de los vehículos que pasan por el punto inicial y vuelven a captarlos cuando atraviesa el punto final, de esta manera calculan, con la ayuda de un ordenador interno, el  tiempo que ha tardado en recorrer la distancia controlada y su velocidad media.

Cuando se detecta que la velocidad ha sido superior a la permitida, el sistema remite las fotografías tanto de entrada como de salida, al Centro de Tratamiento de Denuncias Automatizadas de la DGT ubicado en León. De esta manera se pasará a tramitar la denuncia y se le remitirá por correo al titular del vehículo a fin de que identifique al conductor infractor.

Cómo funciona un radar de tramo

Estos radares sin embargo, no están libres de polémica, ya que, al parecer en la situación de que dos vehículos circulen en paralelo por el mismo punto, se puede crear confusión produciéndose en ocasiones denuncias erróneas. Así mismo, según las últimas investigaciones, estos radares no respetan los márgenes de error legalmente establecidos.