El descanso es salud y, por ello, la cama inteligente de Ford busca optimizar las horas de sueño aplicando la tecnología de sus asistentes a la conducción

Tomémoslo con humor y, sobre todo, entendiendo que si se vive y convive en pareja, muchos se darán, o nos daremos, por identificados cuando vean el vídeo que acompaña a este texto sobre la cama inteligente de Ford.

Como decía, dormir compartiendo cama supone una bonita y complicada relación de generosidad y egoísmo al mismo tiempo. Por un lado, desde el plano sentimental, compartir colchón y ropa de cama junto con la persona querida, aporta felicidad. Pero quedarse sin espacio en ese colchón y tener que batallar por no quedarse desarropado en mitad de una gélida noche suele conllevar, cuanto menos, una reprimenda de buena mañana.

Por eso, y en vísperas de San Valentín, la cama inteligente de Ford viene a ser la solución para aquellas parejas que disfrutan y luchan por igual durante las horas de sueño.

Asistentes de conducción aplicados al sueño

Efectivamente, la cama de Ford pone en práctica lo que el fabricante ha aprendido y puesto en práctica en sus coches respecto de los asistentes a la conducción. Concretamente, el que interviene cuando se producen los cambios de carril involuntarios.

Para entender el procedimiento es conveniente que se le dedique el poco más del minuto que dura el vídeo explicativo para comprender cómo un asistente a la conducción puede aplicarse al mundo, no solo de las camas, sino al de la salud ya que, está más que comprobado que dormir de forma placentera reporta mayores cotas de descanso.

La cama inteligente de Ford utiliza sensores de presión que identifican la posición y situación de sus usuarios. Gracias a estos detecta los diferentes movimientos realizados durante las horas de sueño y los cambios en la ubicación de los durmientes.

Es entonces cuando, gracias a la cinta transportadora que actúa como somier, desplaza la superficie de descanso y permite equilibrar el espacio disponible para cada uno de las personas que pernoctan sobre ella.

Para quienes ya se hayan puesto a buscar, en paralelo a la lectura de este artículo, más información sobre esta cama inteligente de Ford, la mala noticia que debemos transmitirles es que se trata de un prototipo. La empresa americana no tiene planeado venderla junto a sus coches, ni tampoco en tiendas especializadas en el sueño.

Por lo que, a menos que otra empresa invente o tome este prototipo como base, la cama inteligente de Ford quedará como una propuesta de solución o salvamento de tantas y tantas disputas de alcoba que no llegó a comercializarse.