Bosch está desarrollando pantallas 3D para los sistemas de infoentretenimiento de los coches, siendo pionera en implantar esta tecnología en el sector.

Todos los aspectos del sector de la automoción están evolucionando a pasos agigantados, por lo que una de las mayores modernidades son las pantallas digitales. Todas las marcas han comenzado ya una carrera por hacerlas más grandes, visualmente más atractivas y con más funciones. Prueba de ello es que el nuevo Honda e llevará instaladas hasta cinco pantallas en el salpicadero.

Además, los usuarios aprecian enormemente la existencia de una pantalla que tenga unas funciones similares a las de su Smartphone. En los habitáculos de los coches del futuro, las pantallas jugarán un papel clave en la interacción entre los conductores y sus vehículos. Por lo tanto, Bosch quiere dar un paso más con las novedosas pantallas en 3D, que permitirán captar la información visual de una manera más rápida y sencilla que en una pantalla tradicional.

Steffen Berns, presidente de Bosch Car Multimedia, afirma: “Las pantallas se están convirtiendo cada vez más en sistemas interactivos que pueden anticipar mejor las necesidades individuales de los conductores. Hay un enorme potencial para Bosch aquí”.

Las pantallas 3D de Bosch harán más fácil la vida al conductor

Las pantallas 3D son el último grito dentro de los habitáculos de los coches de última generación, por lo que ya existen algunos head-up display con esta tecnología. En el cine, el efecto tridimensional revolucionó el panorama, puesto que mejoró enormemente la experiencia del espectador. Por lo tanto, en un coche también lo hará, pero siguiendo un camino diferente.

“La profundidad de campo de la pantalla significa que los conductores pueden captar la información visual importante más rápido, ya sea desde un sistema de asistencia o una alerta de atasco. Las alertas que parecen saltar de la pantalla son mucho más obvias y urgentes”, afirmaba Berns.

A la hora de estacionar, la imagen que proporciona una pantalla en 3D es mucho más realista, por lo que los obstáculos se detectan mucho antes. En caso de verlo en tres dimensiones, será mucho más fácil hacerse a la idea del hueco que nos queda entre el coche de detrás y nuestro paragolpes trasero. Además, a la hora de navegar por las calles de una ciudad, poder ver la profundidad hace que sea mucho más fácil seguir la ruta deseada.

Los ojos son los responsables del 90% de la percepción sensorial humana, por lo que la interacción entre las pantallas y la vista tiene que ir cobrando cada vez más importancia. Por ello, Bosch está creando una nueva generación de pantallas que se podrán aplicar de varias formas: pequeñas, grandes, curvas y de formas inusuales como redondas o con esquinas recortadas.

Estas pantallas son más potentes y resistentes

Sin embargo, a medida que las pantallas van creciendo en tamaño, van ganando cualidades. Además, sus nuevas funciones de control por voz y táctiles requieren una mayor potencia, por lo que Bosch está desarrollando motores cada vez más capaces para que la respuesta de sus pantallas sea cada vez más rápida.

Además, las pantallas están sujetas a unas mayores normas de seguridad que una Tablet o un Smartphone por ejemplo. El motivo es que deben soportar grandes cambios de temperatura cuando dejamos el coche al sol y deben soportar fuertes vibraciones, por lo que Bosch está probando sus pantallas 3D para hacerlas resistentes a todo tipo de inclemencias.

Bosch tiene experiencia en ser pioneras con este tipo de sistemas. Fue la primera compañía que instaló la primera pantalla digital del mundo instalada en el mítico Audi Quattro. También instaló en la tercera generación del Audi TT la primera pantalla personalizable y acopló la primera pantalla curva del mercado en el nuevo Volkswagen Touareg.