Bosch quiere convertirse en el primer grupo industrial en ser neutro en carbono. Se podría hacer realidad en 2020 y tendrá que invertir más de 1.000 millones de euros.

Bosch pretende convertirse en el primer grupo industrial que será neutro en carbono en 2020. Sus 400 instalaciones serán neutras en emisiones de dióxido de carbono a partir del próximo año. Este compromiso podría convertir al grupo alemán, según su CEO, Volkmar Denner, en el primero que es neutro de carbono.

Esta afirmación por parte de Volkmar Denner se ha producido durante la última presentación de resultados del conglomerado de empresas alemanas. Es importante destacar que esta medida afectará a los centros de ingeniería, fabricación y administración.

El propio CEO de Bosch ha apuntado que este objetivo se conseguirá mediante el incremento de la eficiencia energética. Para ello, se recurrirá a la electricidad renovable. Además, la compañía alemana pretende aumentar e incluir el uso de fuentes renovables e invertirá más de 1.000 millones de euros para mejorar sus instalaciones.

Bosch, libre de carbono en 2020

El conglomerado de empresas que fabrica componentes para el sector del automóvil ha estado emitiendo alrededor de 3,3 millones de toneladas de CO2 al año. Esta cifra ya se redujo en un 35% durante 2007.

El CEO de Bosch ha apuntado que «no empezamos de cero. Ahora ha llegado el momento de que comience el final de la cuenta atrás». Para conseguir su objetivo, la compañía invertirá en proyectos con certificación medioambiental, ampliará las centrales fotovoltaicas hasta multiplicar por diez su capacidad.

Aunque en un primer momento, Bosch tenga que desembolsar una gran cantidad de dinero, su CEO aseguró que «dicha transformación tendrá también un impacto económico positivo en la cuenta de resultados de la compañía, ya que le permitirá ahorrar mil millones, puesto que en 2030 prevé dejar de necesitar 1.7 teravatios/año gracias a las nuevas medidas de eficiencia energética, el equivalente a un quinto de su consumo actual».

Tal y como asegura la Agencia Internacional de la Energía, la fabricación es responsable de casi un tercio de las emisiones mundiales de CO2 y en Bosch quieren «tomarse muy en serio el Acuerdo de París». Pero también las preocupaciones por la calidad del aire en las ciudades y el cambio climático.

Conoce el nuevo etiquetado para combustible que verás a partir del 12 de octubre

Optimización de los motores de combustión

Es importante destacar que una de las preocupaciones más importantes de Bosch es la optimización de los motores de combustión. Además, señala que este tipo de propulsores seguirá impulsando al 75% de loe vehículos en 2030.

Entre los avances que se están llevando a cabo destaca el control de los gases de escape a través de la inteligencia artificial. Además, junto con Powercell, Bosch ha comenzado a trabajar en la producción, a gran escala, de módulos de pilas de combustible para vehículos de hidrógeno con el objetivo de lanzarlo al mercado en 2022. «Bosch confía en esta tecnología ya que el hidrógeno es fácil de almacenar y las infraestructuras basadas en el gas ya están desarrolladas».

Los filtros de partículas que incorporan los vehículos diésel son una de las causas principales de su menor contaminación respecto a los gasolina.

La conducción autónoma también es fundamental para conseguir el objetivo del conglomerado alemán y es que puede reducir el consumo de combustible hasta en un 30%.