BMW M permitirá controlar sus nuevos modelos a través de un nuevo sistema que permitirá ajustar la potencia, la dirección, el chasis y los frenos.

BMW M quiere ir un paso más allá en la individualización, por eso ha desarrollado un nuevo sistema de visualización y control en la configuración de la potencia, chasis y ayudas a la conducción que estará disponible, por primera vez, en los nuevos BMW M8 ya sea en versión cabrio, coupé e incluso el Competition.

Desde la división deportiva de la marca bávara aseguran que se podrá adaptar la configuración del vehículo tanto a la situación actual como a las preferencias personales a través del botón de configuración de los modos de conducción. Mediante este botón, se podrá configurar el modelo, nos referimos a la visualización y la activación de las ADAS.

Ahora, BMW ha ido más allá y su nuevo sistema de control permitirá configurar, de forma separada, la potencia y la tecnología del chasis. El conductor podrá activar varios modos de potencia, suspensión, dirección y frenos.

 Un botón con acceso directo a la tracción

La consola central el nuevo BMW M8 está presidida por un botón de configuración que permite el acceso directo a las opciones para controlar cinco parámetros del modelo. Una vez que el conductor pulse el botón, aparecerá un menú en la pantalla, una vez ahí, se mostrará el modo de conducción en el que se encuentra, en ese momento, el vehículo.

A partir de ahí, el conductor podrá activar más potencia, endurecer la suspensión, tocar la dirección, los frenos y la tracción M xDrive. Estos cambios se pueden realizar a través de la pantalla táctil o del iDrive.

Es importante destacar que la potencia se podrá regular a través de los modos Efficient, Sport y Sport Plus. El chasis se puede regular mediante Comfort, Sport y Sport Plus. En cuanto a la dirección se refiere, el conductor podrá elegir entre Comfort y Sport.

BMW M8, un sistema de frenos integrado con tacto de pedal preciso

Los nuevos BMW M utilizan una nueva tecnología de frenado que completa la forma de configuración del nuevo sistema. El nuevo integrante de la familia BMW M equipa un sistema que reúne la activación de frenado, unos frenos reforzados y una función controlada dentro de un módulo compacto.

Este nuevo sistema de frenado es dos kilogramos más ligero que su predecesor y emplea un reforzador de frenos para mejorar la eficiencia del vehículo. La presión que se ejerce está activada por un sistema eléctrico. Esto permite que se genere de una forma más dinámica y que asegura intervenciones mucho más rápidas y precisas.

BMW ha apuntado que “la versión del nuevo sistema de frenos desarrollado para los modelos BMW M presenta al conductor dos configuraciones de sensación de pedal”.

Modo M, ¿en qué consiste?

A través del nuevo botón de personalización, se podrá caracterizar el cambio de marchas de ocho velocidades Steptronic con Drivelogic. En la palanca selectora y el sonido del motor varía con un motor separado en el centro de la consola.

Una nueva incorporación a los nuevos modelos de BMW M es el botón M Mode en la consola central. Éste puede ser utilizado para cambiar las respuestas de los sistemas de asistencia a la conducción, las pantallas e instrumentos digitales y el Head-Up display. El M Mode permite al conductor activar los modos Road y Sport, mientras que el nuevo BMW M8 Competition Coupe y el nuevo BMW M8 Competition Cabrio incorporan además el modo Track.