El prototipo Audi AI:TRAIL quattro avanza soluciones de futuro en los vehículos destinados a la conducción off road

Entre las novedades del Salón de Frankfurt que aún se celebra en la ciudad alemana, la propuesta de Audi en cuanto al futuro de los todoterrenos es, cuanto menos, singular.

El prototipo expuesto desde la cita loca para el fabricante, el Audi AI:TRAIL es un vehículo capaz de viajar por carretera asfaltada, circulando en hasta un nivel de conducción autónoma 4, y, a la vez, moverse fuera del asfalto con total capacidad gracias a una arquitectura y motricidad digna de vehículo de rescate.

Sea como fuere, además de sus cuatro motores independientes, alimentados en exclusiva por electricidad, el Audi AI:TRAIL presenta soluciones innovadoras en el plano de los que buscan vehículos con los que buscar y encontrar emociones fuertes.

Los practicantes y amantes de las actividades off road saben de sobra que, para salir airosos de una situación complicada, uno de los factores determinantes es la visibilidad del entorno donde se lleva a cabo la situación.

Lejos de recurrir a los tradicionales faros o a la iluminación adicional que, muchas veces, se equipa posteriormente al ensamblaje en la línea de fabricación de los todoterrenos, el Audi AI:TRAIL carece de los equipos de iluminación u ópticas luminarias como hemos entendido habitualmente.

Audi Light Pathfinders: faros volantes

Por Audi Light Pathfinders entendemos un conjunto de cinco drones triangulares que carecen de rotores y equipan elementos matrix LED que pueden despegar y aterrizar sobre el vehículo donde se encuentran las tomas de recarga energética.

Estos dispositivos vuelan ya que pueden ascender y descender sin recurrir a los rotores ya que logran su movimiento mediante el flujo del aire similar al que ocurre en los ventiladores sin aspas lo cual permite a estos faros volantes utilizando muy poca energía eléctrica.

De esta forma podrán avanzar incluso en la trayectoria del prototipo, flanquear sus límites o cubrir la zaga de tal forma que será posible iluminar aquella zona que se encuentre comprometida por falta de luminosidad y que, gracias a los Audi Light Pathfinders no habrá costado que quede en la oscuridad.

Su vuelo puede controlarse de dos formas.

Por defecto, los faros volantes del Audi AI:TRAIL son gestionados de forma automática por el coche y su vuelo se realiza en parejas según la prospección y el procesamiento de la información que realice este todoterreno.

De otra parte, estos drones luminarios no solo están pensados para usarse durante la conducción del coche sino que es posible hacerlo a voluntad de sus ocupantes. Por ejemplo, como iluminación exterior al coche durante una acampada nocturna.

Los usuarios de este prototipo podrían controlar la iluminación aportada por el conjunto Audi Light Pathfinders mediante una aplicación para los teléfonos móviles inteligentes que se conectarían a los drones y configurarían su actividad según sus necesidades o sus gustos.