Con el paso del tiempo, hemos podido observar como el teléfono móvil se ha convertido poco a poco en un compañero imprescindible no solo del ser humano, sino también del automóvil. Es por esto que los fabricantes de coches han desarrollado tecnología más puntera para poder conectar de manera más precisa nuestro smartphone a nuestro vehículo. Sin embargo, Audi ha querido ir más lejos en este aspecto y ofrecer a sus clientes importantes novedades que llegarán también de la mano de Ericsson, una compañía que está desarrollando no solo tecnología 5G para el teléfono móvil, sino también para la propia fabricación de automóviles.

Nos encontramos en un punto en el que está tecnología no solo se emplea para entretener a los pasajeros de un vehículo, sino también para facilitar el desarrollo de estos mismos. Audi y Ericsson han firmado un Memorando de Entendimiento, y muy pronto veremos a ambas empresas trabajando codo con codo para desarrollar lo antes posible la tecnología 5G y estudiar y analizar los límites y ventajas que esta presenta.

La fábrica del mañana será inteligente con tecnología 5G

La evolución del automóvil está ligada directamente a los procesos de fabricación, ya que el avance de estos es requisito imprescindible para que la tecnología de los coches mejore considerablemente. Tanto Ericsson como Audi son conscientes de esto, y es por eso que ambos han decidido unir fuerzas para ofrecer el día de mañana una tecnología mucho más avanzada de la que contemplamos en la actualidad.

El principal objetivo al recurrir a la inexplorada tecnología 5G es mejorar la comunicación dentro de la propia fábrica. Al mismo tiempo, las redes 5G ofrecerán un ancho de banda que permitirá establecer conexiones más rápidas y precisas entre los clientes y su automóvil. Por otra parte, las empresas se verán beneficiadas al poder desarrollar nuevas aplicaciones, las cuales será útiles para el vehículo inteligente y para las fábricas del futuro.

Una tecnología imprescindible para las fábricas 4.0

El avance de las fábricas es considerablemente notable, y la presencia de esta nueva tecnología abrirá las puertas a novedades que serán necesarias para proseguir con nuevos desarrollos. Las fábricas 4.0 requieren de procesos de producción cada vez más complejos y flexibles, los cuales podrán ser alcanzados gracias a la presencia de la tecnología 5G.

Una vez aplicada, las fábricas podrán gozar de tasas de intercambio de datos más rápidas y redes de mayor capacidad, y también de un mayor nivel de seguridad. Además, su latencia ultra baja asegura rápidos tiempos de respuesta entre los distintos equipos en la línea de producción de una fábrica. De esta forma, tanto Audi como Ericsson podrán centrar sus esfuerzos y hallazgos en el desarrollo de móviles y de automóviles.

Audi y Ericsson más robotizados que nunca

Los primeros pasos que darán ambas empresas estará enfocado hacia los robots, un componente fundamental en cualquier fábrica, sobre todo en aquellas que desarrollan automóviles. Audi y Ericsson comenzarán con un ensayo que consta de una primera fase centrada en el control de robots de manera inalámbrica. Estas primeras pruebas se llevarán a cabo en Alemania, concretamente en la planta de Audi situada en Gainmersheim.

La infraestructura de la planta ha implantado tecnología 5G para que esta sea aplicada en un entorno simulado, en el que se representa la fábrica de Audi de Ingolstadt. Al mismo tiempo, Ericsson ha ofrecido sus redes Proof-of-Concep, las cuales facilitarán el despliegue de la tecnología 5G. De esta manera, se podrá llevar a cabo la integración de tecnologías alternativas o complementarias a las actualmente en uso, incluyendo redes WiFI o redes LAN inalámbricas, o conectividad Ethernet entre los componentes del sistema de producción.