El Audi A8 estrena una suspensión activa predictiva capaz de leer y anticiparse a los baches de la carretera, y de recuperar energía con los movimientos de la carrocería.

El buque insignia de Audi, el A8, recibe una nueva tecnología: la suspensión activa predictiva. Desde su lanzamiento, el Audi A8 ya contaba con una suspensión activa, que además funcionaba de maravilla, como puedes leer en esta prueba del Audi A8.

Ahora, la evolución de la suspensión activa incluye una importante novedad: trabaja de forma predictiva, en base a los datos que recibe de una cámara de vídeo que “lee” la carretera.

Como el conductor puede elegir entre una configuración más deportiva o una orientada al confort, el Audi A8 se convierte así en una limousina para viajar con chófer desde los asientos traseros, o en una gran berlina deportiva si en un momento su dueño quiere ponerse al volante.

El coche que “lee” la carretera

La suspensión activa predictiva de Audi incluye cuatro motores eléctricos, uno por rueda, que reciben energía del sistema eléctrico principal de 48 voltios. Forman parte de un sistema electromecánico compuesto por una serie de bieletas de conexión y de actuadores, así como de una transmisión que puede aumentar el par del motor eléctrico hasta 200 veces, para llegar a 1.100 Nm.

Suspensión activa

El sistema es capaz de aumentar o de reducir la fuerza de suspensión que se ejerce en cada rueda de forma individual, activa… y predictiva, como veremos más adelante. En apenas cinco décimas de segundo, puede elevar o hacer descender la carrocería hasta 85 mm, en cada uno de sus extremos. El efecto es el siguiente: cuando la suspensión, al pasar por un bache, comprime el muelle, el sistema activo predictivo del A8 contrarresta ese efecto mediante la actuación de los motores eléctricos..

El consumo de energía está en el rango de 10 a 200 vatios, por lo que su funcionamiento es muy eficiente. Pero es que, además, en función de la situación de conducción, los motores eléctricos pueden recuperar hasta 3 kW de energía al controlar los movimientos de la carrocería. Esta energía se almacena en la batería del sistema de 48 voltios.

Audi A8

La “guinda” del sistema es su capacidad de adelantarse a los baches, gracias a la función predictiva. La cámara de vídeo frontal se encarga de “leer” la carretera y prepara la suspensión para que en apenas milisegundos, sus componentes se ajusten a la irregularidad con la que se va a encontrar el coche.

A la carta: suspensión confortable o deportiva

El conductor puede seleccionar dos modos de funcionamiento en el Audi drive select, el sistema de conducción dinámica de Audi.

Audi A8

Con el modo “comfort plus” prima la suavidad. Pasar por el Audi A8 sobre un bache es como seguir circulando por una carretera completamente lisa y plana. Pero el sistema va más allá. En las curvas, es capaz de elevar automáticamente la carrocería en el lado exterior y bajar el interior hasta 3 grados.

Según Audi, esto hace que los pasajeros apenas noten la curva, un efecto es particularmente notable de forma especial en el rango de 80 a 130 km/h, y con aceleraciones laterales de hasta 0,4 g.

Según Audi, el efecto de la suspensión predictiva es tal que permitiría pasar por las curvas sin derramar el líquido de una taza llena colocada en el portavasos del coche.

Una función más de la suspensión activa predictiva del Audi A8 en modo comfort es la reducción de las fuerzas que actúan sobre los pasajeros al acelerar o frenar con fuerza. Lo hace con movimientos de la carrocería que provocan que el los pasajeros se vean empujados hacia los asientos, en vez de contra los cinturones de seguridad. Por último, también se añade la función que facilita la entrada o salida del vehículo: al accionar los tiradores de las puertas, la carrocería se eleva de forma automática 50 mm.

suspensión activa

Como función que mejora la seguridad, esta suspensión, combinada con el sistema Audi pre sense 360 grados, que puede equiparse en el A8 al elegir el paquete de asistentes City, eleva la carrocería hasta 80 mm en caso de identificar una situación de colisión lateral inminente.

De eta forma, el A8 se prepara para recibir el impacto en la zona en la que la carrocería absorbería mejor la energía de la colisión, reduciendo hasta un 50% las cargas que pueden afectar a la zona del tórax y del abdomen de los ocupantes del vehículo en este tipo de accidentes.

De momento no hay precio definitivo para España de la suspensión activa predictiva del Audi A8, que podrá solicitarse a partir de agosto. En Alemania, esta opción tiene un precio de alrededor de los 5.500 euros.