ZF ha sido el encargado de desarrollar estos nuevos airbags laterales externos. Aunque incrementaría el precio de los modelos, también se incrementaría la seguridad en los posibles impactos laterales.

ZF ha desarrollado unos nuevos airbag laterales externos. El fabricante es un proveedor de piezas en el sector de la automoción que es conocido por sus cajas de cambio automáticas de ocho velocidades que montan numerosos coches modernos.

Pero el fabricante, ZF, hace mucho más que transmisiones y otros componentes para los coches de producción. ZF también está desarrollando posibles piezas para la seguridad del futuro. Hoy le toca el turno a este sistema de airbags laterales externos.

Estos airbags laterales externos de ZF se inflarían, hipotéticamente, justo antes de que estuviese a punto de recibir un golpe. El fabricante ha asegurado que se trata del «primer sistema de airbag lateral externo previo a un coche del mundo».

ZF logró algo muy similar en 2016. Pero también hay que hacer una especial mención a la bolsa de aire con capucha para peatones con la que Land Rover estaba experimentando.

Airbags laterales externos, ¿un nuevo extra en seguridad?

De todos modos, los chicos de ZF parecen pensar que han hecho algunos progresos. En el nuevo concepto, la bolsa de aire está conectada a la red de sensores que los vehículos montan en la actualidad para poder estallar justo en el momento preciso, pero no en el momento equivocado, lo que causaría mucho más que un inconveniente.

Al parecer, esta nueva versión del sistema de airbags laterales tardan «aproximadamente 150 milisegundos para tomar la decisión de desplegar el airbag y llenarlo».

Desde ZF aseguran que «los sensores del vehículo tienen que identificar un impacto potencial de manera rápida y precisa. Esto es algo posible con cámaras conectadas, radar y lídar».

«Los algoritmos dentro del software del sistema deciden si una colisión es inevitable o no y si el despliegue de la bolsa de aire es posible y beneficioso». «Si todas estas decisiones son afirmativas, el sistema enciende los infladores para llenar la bolsa de aire. La bolsa tiene una capacidad de entre 280 y 400 litros dependiendo del vehículo, luego se exoande hacia arriba desde el umbral lateral para formar una zona de ‘arrugamiento’ adicional en el área de la puerta entre el pilar A y el pilar C».

Todo apunta a que este nuevo sistema de airbags laterales podría encarecer el precio de compra y reparación de un vehículo pero si es capaz de ahorrar una estancia en el hospital, valdría la pena. Por el momento no hay planes para que este nuevo sistema de seguridad se integren en los vehículos de producción, pero cabe destacar que ZF es una compañía «históricamente exitosa, y si está apostando por esta idea, existe una posibilidad de que de alguna forma pueda llegar al mercado».